enero 27, 2012

Cita XXIII

Ocurrió unos meses antes de morir, en el frío invierno de 1.235aC. Ptolomeo pasaba largas horas del día postrado en la cama, pues aunque gozaba de una inmejorable lucidez, se hallaba muy debilitado físicamente.
Aquel día, había recibido la visita de su discípulo predilecto, Eurtukio, y en aquella larga conversación, Ptolomeo pronunció la que fue sin duda una de sus citas más celebres, y que los historiadores creen que fue tallada en la losa que cubría su tumba, porque así lo había dispuesto el maestro. Las palabras fueron:

"El tiempo nos devora la vida"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada